La familia es más que un concepto y más que lo que una cultura está diciendo. La familia es una institución sagrada de Dios. Dios creó cuatro instituciones Divinas: El hombre, el matrimonio, la familia, y el gobierno o sea muchas familias unidas en una unidad. Todas estas instituciones funcionan cuando se guardan sumisas a una autoridad mayor; el hombre sumiso a Dios, la mujer al varón, los hijos a los padres, y familias a un gobierno y el gobierno sumiso a Dios; “bienaventurada la nación cuyo Dios es el Señor”.

La familia es el núcleo básico de la sociedad. Como va el hogar va la sociedad. Si nuestros hijos están aprendiendo de nuestra sociedad que no hay normas, que cada uno es su propia ley, que los valores del pasado son anticuados y que en esta época moderna ya no funcionan, el resultado será libertinaje.
El libertinaje destruye los valores. Sin valores no hay base para crear “la casa social” que Dios desea.

Cristo nos dijo esta verdad tan grande cuando nos hablo del cimiento de dos casas. La una fue edificada sobre un cimiento de arena (una base sin valores) . Dijo El que vinieron vientos, las lluvias y subió el agua y la base de arena se mino, el resultado, la casa se cayó. Esto es lo que está sucediendo hoy en dia con la familia; los vientos de las filosofías han venido, las lluvias del egoísmo suben las aguas y están minando la base. El resultado? La familia en crisis, la familia en vías de extinción.
Sin embargo El hablo de otra casa que fue fundada sobre la roca(valores que Dios nos da en su Palabra). Vinieron también los vientos, la lluvia, y subió el agua, pero la casa no cayo porque estaba fundada sobre la roca.
Ahora por primera vez en esta época moderna, los diferentes partidos políticos junto con la Casa Blanca están diciendo que la familia debe ser nuestra primera prioridad. La razón de que esto ocurra es que ya no sabemos que hacer con tantos problemas familiares.

external image fami.jpg


Hoy se está diciendo que la causa primordial de la adicción a la droga, suicidio de jóvenes, fracaso académico, dependencia económica del gobierno y la violencia, no es la pobreza ni los prejuicios ni el gobierno , sino que es el fracaso de la familia.
El profeta bien lo dijo: “sembraron vientos y han cosechado torbellinos”. Nuestros niños necesitan padres capaces, responsables y que se han comprometido a toda una vida de matrimonio. Tenemos que revivir de nuevo lo sagrado del matrimonio y que el sexo también es sagrado y reservado por Dios para el matrimonio. El desafio mas grande para la sociedad en el siglo XXI, es la salud de la familia.

Volver al Índice