external image delincuencia-juvenil.jpg

La delincuencia juvenil se refiere a los delitos realizados por jóvenes o menores de edad, los cuales suelen recibir gran atención de los medios de comunicación y políticos porque el nivel y los tipos de crímenes juveniles pueden ser utilizados por los analistas y los medios como un indicador del estado general de la moral y el orden público en un país, y como consecuencia pueden ser fuente de alarma y de pánico moral.



Como la mayoría de los tipos de delitos, los crímenes cometidos por jóvenes se han incrementado desde mediados del siglo XX, creciendo enormemente entre los quince y veinticinco años.

Cualquier teoría sobre las causas de la delincuencia deberá considerar los crímenes juveniles, ya que los criminales adultos probablemente habrán tenido un comienzo en la delincuencia cuando eran jóvenes.

La mayoría de los estudios que describen los delitos cometidos a lo largo de la vida señalan una serie de elementos individuales y biográficos que caracterizan al delincuente juvenil y que llevan a la conclusión de que el delincuente juvenil es una persona con un gran conjunto de deficiencias, y una de ellas es que comete delitos. Entre tales factores podemos destacar, sin ánimo exhaustivo, los siguientes:

external image 5fe236b8d6abeaa9916ade6b9b1c5b8f.jpg

  • Impulsivo.

  • Con afán de protagonismo.

  • Fracaso escolar.

  • Consumidor de drogas.

  • Baja autoestima.

  • Familia desestructurada.

  • Clase baja.

  • Falto de afectividad.

  • Agresivo.

  • Sin habilidades sociales.

  • Poco equilibrio emocional.

  • Inadaptado.

  • Frustrado.



Volver al índice