​​
CASO MANUEL RÍOS

Manuel Ríos Suárez, un hincha del Deportivo de la Coruña, falleció durante los incidentes que se produjeron en el partido de Copa del Rey entre el Compostela y el su equipo. El subdelegado del Gobierno en A Coruña, José Manuel Pérez, explicó que el seguidor, Manuel Ríos, falleció en el 'Pabellón Galicia', en las inmediaciones del Estadio de San Lázaro, tras intentar mediar con un grupo de la peña ultra 'Riazor Blues' que estaba agrediendo a un aficionado del Compostela.

Tras esta intervención, Manuel Ríos, de 31 años, que acudió al estadio acompañado de su compañera y de un amigo, recibió una fuerte patada en la zona del hígado que le provocó una parada cardiorespiratoria. El aficionado fue trasladado por el 061 al Hospital Clínico de Santiago de Compostela, donde ingresó cadáver al filo de la media noche, según confirmaron fuentes del centro médico.

Según declaraciones a la Policía de dos acompañantes del fallecido, el autor de la agresión formaba parte de un grupo de hinchas del Deportivo pertenecientes a la peña 'Riazor Blues' y fue motivada al tratar de evitar Manuel Ríos que estos radicales dejasen de agredir a un joven que vestía la camiseta del Compostela.

En ese instante, uno de los hinchas del 'Riazor Blues' "sin mediar ningún tipo de palabra" se lanzó por el aire y golpeó con las dos piernas a la vez a Manuel Ríos, quien recibió un "fuerte golpe" a la altura del costado. Como consencuencia del impacto, Manuel Ríos cayó al suelo y se levantó inmediatamente para tratar de evitar la agresión. No obstante, al conocer los hinchas del "Riazor Blues" que la víctima era aficionado del Deportivo depusieron su actitud e incluso se disculparon. Sin embargo, el fallecido ya empezó a encontrarse mal y a pocos metros de distancia él mismo se tiró sobre un cesped cercano y manifestó a los que lo acompañaban que no podía respirar, por lo que lo trasladaron junto a un vigilante de Seguridad del Edificio Xacobeo, situado próximo al estadio de fútbol, quien solicitó la presencia inmediata de una ambulancia que llegó pasados tres minutos y que lo trasladó al Hospital Clínico de Santiago, donde ya ingresó cadáver.

En su página web, el grupo 'Riazor Blues' condena la violencia y señala como posibles causas del fallecimiento de Manuel Ríos los enfrentamientos con los aficionados del Compostela, entre ellos o con las fuerzas de seguridad. "Desde estas páginas no queremos más que la autoridad judicial investigue y cargue todo el peso de la ley sobre el que agredió al deportivista Manuel", afirma el grupo.




Caso del padre de la tenista Aravane Rezai y otros padres de tenistas

El triunfo no le pudo llegar en mejor momento: a las puertas de Roland Garros. La tenista francesa Aravane Rezai se impuso en el Open de Madrid a la estadounidense Venus Williams en un desenlace impactante que quedó oscurecido por la gran final entre Nadal y Federer.¿Aravane? ¿Qué nombre es ése? Aravane significa en persa 'colores de la flor'. La tenista francesa, aunque nacida y residente en Saint-Étienne, es de origen iraní. De hecho compitió dos veces representando a Irán en los Juegos Islámicos Femeninos ganando las dos finales.Aravane, de 23 años, es jugadora diestra y tiene dos hermanos. Su padre Arsalan es su entrenador y su madre, Nouchine, fisioterapeuta, le suele acompañar en los circuitos. Su hermano Anouch suele servirle de sparring. Gran admiradora de Agassi cuando era niña, le hubiera gustado ser astrofísica en caso de no haber prosperado como tenista profesional, y tiene una gran afición por los loros.Antes de su éxito en Madrid, Rezai había conquistado dos torneos de menos rango, los de Estrasburgo y Bali, el año pasado. Pero en las grandes citas no había pasado de la tercera ronda. Hasta ahí llegó en Australia, Wimbledom y Roland Garros, donde espera mejorar en la edición que comenzará el próximo fin de semana.Aravane ha subido al puesto 16 y está muy cerca de la primera tenista francesa actual, Marion Bartoli (14), a la que precisamente superó en la final del exótico torneo de Bali en la que recibió el trofeo dorado vestida con un espectacular modelo balinés.En el torneo madrileño batió a tres antiguas número uno, Henin, Jankovic y Venus Williams. Toda una hazaña. «Creí en mi misma y mi plan funcionó muy bien. Fue una sensación indescriptible, como una película que entra en mi cabeza y en la que todo sale bien».Una cuestión de clase y de coraje que se refleja en su juego y le resultó muy provechoso en Madrid.«Tengo mucho carácter en la pista, soy muy luchadora, con mucha motivación. Eso me viene de familia y lo demuestro en cada partido», declaró la tenista francesa tras su victoria en el Cubo Mágico madrileño.


Un padre agresivo

La motivación familiar de la que habla Aravane tendrá algo que ver con el espíritu impuesto por su padre, Arsalan. Un carácter que a la postre ha resultado excesivo.«En muchas ocasiones me ha hecho llorar en los entrenamientos y me ha obligado a trabajar en una condicionas lamentables mientras nevaba o bajo una fuerte lluvia», ha solido comentar la tenista.Esa exigencia se reflejó también en el comentario displicente de papa Rezai tras la victoria de su hija en Madrid. «El triunfo está muy bien, pero todavía no ha conseguido nada, sólo estamos a mitad de año y la próxima semana hay que competir al máximo en Roland Garros».Pero su severidad no sólo se expresa en los entrenamientos porque son frecuentes los incidentes de Arsalan con los padres y entrenadores de las otras tenistas. En algún caso, como sucedió con Vesnina y Chakvetadze, los episodios terminaron en agresión.Dada la reiteración de los incidentes protagonizados por el padre de la jugadora, la Federación Francesa le ha prohibido pisar sus instalaciones.Arsalan Rezai se suma así a la larga lista de padres de tenistas muy poco recomendables.

Hay muchos ejemplos, como el de Jelena Dokic, que sufrió malos tratos y humillaciones de un padre alocado que amenazó con lanzar una bomba en Sydney. O Richard Williams, padre de las hermanísimas Venus y Serena, acusado de arreglar partidos y montar escándalos en las gradas. O Mirjana Lucic, cuyo padre Marinko -ex olímpico en decatlón- le agredió física y mentalmente hasta que la jugadora huyó a Estados Unidos.Y otros padres como los de Sharapova, Henin, Pierce o Graff, que consideraban a sus hijas como «máquinas de hacer dinero» y se aprovechaban tanto de ellas que las jugadoras acabaron escapando sus progenitores.