La presencia de jóvenes del sexo opuesto( o del mismo sexo), que hasta muy poco resultel-amor-adolescente.jpgaban indiferentes y hasta grotescos, produce una sensación nueva y muy difícil de manejar que monopoliza todos los sentidos y no permite prestar atención a ninguna otra cosa.
El espejo comienza a ser el mayor enemigo porque refleja un esquema corporal que generalmente no se acepta porque se anhela otro, que se ha idealizado.
La no aceptación del propio cuerpo impide o posterga el proceso de la búsqueda de la identidad y del si mismo, que en algunos casos no se logra nunca.
Sin el reconocimiento de una identidad propia única e irrepetible una persona no puede desarrollarse, crecer ni madurar.
La atracción física no es suficiente para enamorarse. El enamoramiento abarca a la persona total, cómo es, cómo habla, cómo camina, qué dice, su nivel de seguridad y confianza en si misma, su capacidad de escuchar, de entender y de aceptarse tal cual es, sin miedo a no agradar a los demás.
En realidad las personas se enamoran de quienes les gustaría ser, a veces hasta de sus amigas o amigos del mismo sexo.
En este sentido no afecta la sexualidad normal porque se trata de un amor platónico, que la gran mayoría de las vecessexualidad.jpg no se concreta sexualmente.
Es que para los adolescentes el amor romántico y la atracción sexual están disociados y unir estas dos instancias exige una maduración que muchas veces no se logra y es una causa de infidelidad en los matrimonios.
Esta brecha se profundiza cuando se habitúan a tener relaciones sexuales con parejas ocasionales, y por otro lado un novio o una novia para casarse.
El primer amor suele ser maravilloso y devastador. El sufrimiento y el placer que provoca atormentan y obnubilan, dejando escaso margen para hacer otra cosa.
Se pierde la noción del tiempo y la percepción se distorsiona porque sólo vemos lo que queremos ver, a una persona idealizada que en realidad no existe.
La fuerza de esta emoción nos deja expuestos, vulnerables y a merced de alguien casi desconocido, sin la capacidad para mantenerse entero.
Sin embargo, todos tenemos la capacidad de sobreponernos al primer amor, que marcará una etapa de nuestra vida que jamás se repetirá y que aunque deje una huella dulce y amarga a la vez, nos servirá para aprender a no disociar y poder amar humanamente a una persona total.

La palabra “amor” es muy fuerte, y la mayoría de los adolescentes, hoy en día, solo se gustan, por que el amor entre los adolescentes, normalmente es solo una atracción sexual.

Casi todos buscan lo mismo. Los chicos, la que “está más buena”, y las chicas el mas buscado. Algunos se ponen de novios solo para demostrar algo, solo para decir que están de novios; los chicos mas que nada, para demostrar que saben conquistar, o que pueden “agarrar” a una mina, aunque las chicas no son muy diferentes.Y los que no están de novios, tienen amores platónicos, como el actor de su novela favorita, o el cantante de una banda.

Para que un adolescente en verdad se enamore, debe ser muy maduro, es por eso que la mayoría de los adolescentes no llegan a enamorarse, muchos están en la pavada, y no pueden amar y sentir una atracción sexual hacia su “pareja” al mismo tiempo.


El amor adolescente tal vez si existe. Y no es que todos los adolescentes sean inmaduros, algunos si se lo proponen pueden enamorarse y estar enamorados.

El pimer amor.
Existe una gran ilusión del primer amor, sin embargo llega maquillado por una gran cantidad expectativas que se han alimentado a través de lo aprendido en la vida,

por ejemplo: En la familia, ya sea repitiendo patrones o queriendo cambiarlos totalmente, influyen también los medios de comunicación, los cuentos color de rosa, películas de amor tormentosas, telenovelas en donde mágicamente através del sacrificio se consigue el amor de aquel que tanto nos desprecia, canciones que hablan de amores maravillosos y perfectos etc. enseñan que el amor o se sufre mucho o todo es de ensueño. Por ello cuando se viven las primeras relaciones se cree debería ser parecido a lo que teóricamente se conoce o se tiene la fantasía de poder cambiar la historia.
La experiencia en el amor es fundamental como en muchas otras cosas, el o la adolescente tendrá que besar a muchos sapos antes de encontrar su príncipe azul, es importante que no se deje llevar por la desesperación si éste tarda en llegar, después de todo la historia de su vida amorosa apenas empieza. Es mejor esperar a que alguien nos ame por lo que somos y no entregarnos a quien amamos pero no nos ama por el miedo a la soledad, porque el precio sería perderse a sí mismo.

“Se sigue viviendo aunque perdamos a quien no nos ama, pero no podemos vivir si nos perdemos a nosotros mismos”.

El primer amor, suele ser vivido con extrema pasión y entrega. No importa que tan larga sea la relación, siempre dejará una marca imborrable en la persona. external image primer-amor-jovenes456ms102609.jpg
Nos es raro escuchar a un adolescente decirle a su pareja: “sin ti no soy nada”, “tú eres mi vida”, “tú y yo somos uno”, lo que aquí se pone en juego es la lógica de la unidad y la mutua completud.

Cuando la relación se rompe, se vivencia la pérdida del propio sí mismo, como si una parte del propio ser del adolescente se muriera tras la separación.
De aquí se entiende el por qué de la intensidad con la que afecta la primera decepción amorosa.


Por supuesto que con el tiempo surgirán nuevas relaciones, pero también nuevas decepciones y fracasos en materia del amor. El adolescente tendrá un largo camino por recorrer: el camino de la evolución y desarrollo de la posibilidad y capacidad de amar y ser amado.

Los poemas adolescentes del amor son usados para expresar sus sensaciones en los términos de un adolescente cuando satisfacen a alguien por primera vez y caen en amor con esa persona o cuando tienen que expresar que primer deseo para satisfacer a esa persona otra vez porque no pasas un día sin esa persona. Algunos poemas ponen en evidencia las sensaciones y las expresiones que se puede expresar a otra persona.

Sabrás que te quiero,
en el silencio de este amor calmado...
en la agonía de la espera eterna...
cuando notes que estuve siempre a tu lado...

Sabrás que te quiero...
Por mis mil “te quiero” tan callados...
por los días de silencio, en que con mi pensamiento
te envié mil veces dichas... te amo...
Sabrás que te quiero...
cuando te hable con tanta ternura...
cuando de mis labios recibas
solo bendiciones...
Sabrás que te quiero...
cuando estoy nerviosa y no se que mas decirte...
cuando mi voz calla
y mis adentros te gritan que te amo...
Sabrás que te quiero...
cuando pase el tiempo
y notes que me he marchado de tu vida...
en la forma mas callada y menos prevista...
cuando sin decir adiós
me aparte de ti con una tímida sonrisa...
Sabrás que te quiero...
Cada vez que leas mis poemas...
cuando veas que sigues siendo mi alegría
y mi más honda pena...
Sabrás que te quiero...
cuando en tu mas placido sueño...
yo llegue hasta ti
y en un leve eco te vuelva a decir te quiero...

Esto es un claro ejemplo de un verdadero poema de amor, y no esos de estilo obrero como por ejemplo: ''Quien fuera losa pa' comerte to' la cosa'', ''¡Señora! ¡Le cambio la hija por un piano y así tocamos los dos!'', ''¡Con ese culo te invito a cagar en mi casa!''. Por si alguno ha pensado alguna vez que así se enamora a una persona dejo entre dicho que no, no se puede.





VOLVER AL INDICE

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE SEXO Y ADOLESCENCIA

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DE LA CLASE